Conclusiones y recomendaciones de la autoridad catalana para la prevención de la tortura para prisiones y centros de menores

Sábado 18 de enero de 2014

http://tokata.info/conclusiones-y-r...

Se ha Publicado a través del Sindic de Greuges el informe de 2013 de la Autoridad Catalana para la Prevención de la Tortura. Estas que siguen son las conclusiones y recomendaciones que hace para las prisiones catalanas y los centros de nenores en Cataluña. Al final del artículo puedes encontrar el informe completo en catalán.

Centros Penitenciarios:

Conclusiones

Se observa, a todos los efectos, que se continúa incumpliendo el mandato legal del principio de un interno por celda. La sobreocupación de las celdas es especialmente grave y preocupante en el caso de los centros penitenciarios de Mujeres y de Hombres de Barcelona.

A pesar de la tendencia a la baja de la población reclusa, las tasas de ocupación de los centros penitenciarios son muy elevadas, en particular de los centros actuales más obsoletos, Mujeres y Hombres de Barcelona. A la vez, en el caso de Mujeres, como que se trata del único centro preventivo para mujeres, se produce la paradoja que los niveles de ocupación de la población reclusa no varían.

Se constata, a todos los efectos, que los funcionarios cumplen la normativa de ir identificados, salvo el caso de algún funcionario al Centro Penitenciario de Mujeres de Barcelona.

Se observa que las celdas de contención y de aislamiento provisional visitadas disponen de cámaras de videovigilancia y las celdas de aislamiento provisional también, salvo las del Centro Penitenciario de Hombres de Barcelona, en que no hay.

Recomendaciones

Hay que recordar que todos los funcionarios de vigilancia penitenciaria tienen que ir identificados.

Hay que adoptar las medidas necesarias para asegurar el cumplimiento del principio celular.

Hay que instalar un sistema de videovigilancia en todas las celdas de contención y/o aislamiento provisional.

Centros de Menores

Conclusiones

A todos los efectos, las instalaciones de que disponen la administración y los centros concertados para los menores privados de libertad son adecuadas en espacios, medios e higiene, pero en algunos casos se encuentran al límite de su capacidad y las ratios entre internos y educadores a veces son insuficientes.

En algunos casos, las sanciones o correcciones que se imponen a los menores no son bastante previsibles, claras y ponderadas y, en determinadas ocasiones, se aplican algunas tipologías de sanciones prohibidas por la ley.

En algunos casos resulta preocupante el uso que se hace de las contenciones físicas, tanto con respecto a la finalidad como la duración.

A los centros donde hay población de origen migrante se detecta la carencia de un mediador cultural.

Los centros privados con plazas concertadas por la DGAIA plantean carencias de supervisión y seguimiento.

A veces, el ingreso de los niños y adolescentes a los centros terapéuticos tiene una duración superior a su necesidad terapéutica.

Recomendaciones

Hay que garantizar que no se superan las ratios entre internos y educadores y, en tanto sea posible, que se mejoren.

El régimen sancionador tiene que ser conocido y no se pueden aplicar sanciones de manera arbitraria o desproporcionada.

No se tienen que aplicar las sanciones que tengan que ver con el derecho a la alimentación (raciones más o menos grandes en función del comportamiento), el derecho a la educación (restricciones en el seguimiento de los programas de actividades educativas del centro) y con el derecho a tener contacto con la familia (limitaciones de llamadas o visitas familiares). El aislamiento de un niño o joven en una habitación de contención tiene que ser realmente sólo durante el mínimo tiempo imprescindible y por unos motivos muy tasados, circunscritos a reconducir una alteración grave del niño o joven. En ningún caso se tiene que utilizar la contención o el aislamiento como una sanción, dado que esto lesiona los derechos fundamentales de los niños y los jóvenes

En este sentido, es imperativo instalar cámaras de videovigilància en todos los espacios contención que encara no tienen.

A los centros donde hay población de origen inmigrante, particularmente magrebí, pero también de América del Sur, es vital volver a disponer de los servicios de la figura del mediador cultural

Accede al inforrme completo (en catalán):Informe ACPT 2013 definitiu

SetPageWidth